Escudo C.D. Castellón

escudo 1922 escudo martinez salao

Escudo primigenio del Club Deportivo Castellón de 1922. La primera imagen, extraída de “La Evolución del Escudo, de la Futbolteca”, 

 "La Evolución del Escudo, de la Futbolteca",

“La Evolución del Escudo, de la Futbolteca”,

La segunda imagen, extraída de la foto de Vicente Martínez “El Salao”, cedida por sus familiares.

Vicente Martinez "El Salao"

Vicente Martinez “El Salao”

En debates entre albinegros siempre ha surgido la pregunta sobre el ave del escudo, ¿buitre o águila? ¿àliga o voltor? Nos afecta al espítitu histórico, eso sí, hay otra que lo hace de facto más escatológica: les caguerades dels seients de Castàlia són de colom, estornell o vilero? Pero nos centraremos en la primera, mucho más interesante. La fuerza de la costumbre habla del buitre del escudo, recordemos incluso al aficionado Ernesto, más conocido como el Buitre , animador sui generis con su bombo durante años, ya fallecido. Sin embargo, voces autorizadas hablan de un águila, más común por estas tierras y por el aspecto confuso de la silueta del escudo. Recordemos que es diseño de Tomás Colón en 1922, pero no he visto en ningún lugar donde especifique los distintos elementos del símbolo albinegro. El resto, a partir de 1924, están claros: castelló de la ciutat, senyera, balón y nombre del club fundado el 1922. (Curiosa excepción de 1964*)

Nos centramos en el primero, es distinto, con el escudo de la ciudad aquella época en pieza entera, sobre franja negra y fondo blanco. Sería este más o menos, como el del templete del parque Ribalta, de época republicana:

Escudo Republicano Castellón

Escudo Republicano

El ave, sea águila o buitre, sustituye a la cimera, sea corona o castillo, o castillo en forma de corona…

Y aquí viene la enjundia o al menos curiosidad:

Si nos fijamos, el albinegro de 1922 presenta unos animales en la puerta del castell, en la imagen primera de La Fulboteca, en otras no, como esta:

diferencia escudos

Corresponden al escudo liberal del siglo XIX, con un lebrel blanco y un lobo negro que huye, por supuesto con su significado:

L’antic escut va ser atorgat a la ciutat el 18 de febrer de 1843 i presentava, sobre blau, un castell d’argent, tancat de gules i, davant de la porta, amb un llebrer blanc tacat de sabre, mirant al llop que fuig. El llebrel significa el valor, la fidelitat i la lleialtat; el llop fugint és expressiu d’un tirà carnívor i enemic cruel. En la II República es manté el mateix escut liberal del s. XIX i l’aprofitaran en el seu discurs simbòlic en defensa de les llibertats i contra les tiranies.

(Itinerari Castelló republicà. 2015)

Y en este punto, ya abordada no acabada investigación histórica, haremos caso a Manuel Rivas y daremos una picotazo a la imaginación:

La historia no se detiene, pero los últimos restos suelen ser ceniza, producto de una destrucción o de un fuego. La excavación se detiene, pero la imaginación puede traspasar esa línea, ir más allá de la búsqueda histórica sin perder el principio de realidad. Ese traspasar lo inaccesible es lo propio de la literatura. (entrevista Babelia)

Sea como fuere, el escudo fundacional me gusta más con animales, incluso tendríamos que (re)incorporarlos ahora porque ese lebrel de blanca pureza que significa valor, fidelidad y lealtad representa a la afición dels orelluts, mientras que el lobo negro que huye es el tirano carnívoro, cruel enemigo que se ha introducido en las entrañas del querido club de la ciudad expoliándolo económicamente, intentando arruinarlo socialmente sin conseguirlo, porque algunos irreductibles perseveran y mantienen la brasa.

En el escudo de la primera camiseta blanca del C.D. Castellón no se aprecian estos detalles, pero me gusta imaginar que esa mancha (sobre la senyera y a la puerta del invisible castillo) en la imagen ampliada (y borrosa) del escudo del entrañable Salao no es una taca provocada por el tempus fugit y sí ese odioso lobo que por fin huye y nos deja libres.

En cuanto a la pregunta inicial sólo os puedo dejar imágenes para comparar y también un poema de Unamuno, A mi buitre:

A mi buitre

Este buitre voraz de ceño torvo
que me devora las entrañas fiero
y es mi único y constante compañero
labra mis penas con su pico corvo.
El día en que le toque el postrer sorbo
apurar de mi negra sangre, quiero
que me dejéis con él solo y señero
un momento, sin nadie como estorbo.
Pues quiero, triunfo haciendo mi agonía,
mientras él mi último despojo traga,
sorprender en sus ojos la sombría
mirada al ver la suerte que le amaga
sin esta presa en que satisfacía
el hambre atroz que nunca se le apaga.

Autor: Juanjo Agost (@Hoanghet)

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com