El derecho reivindicativo de jugadores nacionales, ha dado pie a varias huelgas en la historia del balompié español. El C.D.Castellón las ha vivido de todos los colores con diversas anécdotas que seguro algún día sacaremos a la luz. En esta ocasión, vamos a contar sin duda, la más cruenta. Fue una huelga cruel porque supuso una enorme pérdida económica para el conjunto albinegro que nunca ha estado sobrado de dinero dicho sea de paso.

Nos situamos en la temporada 81-82. El C.D.Castellón era nuevo en la primera división y la confección de una plantilla muy deficiente (por ser bastante condescendiente) nos situó muy pronto en el último lugar de la clasificación y destinado al descenso a 2ª división desde las primeras jornadas.

La liga comenzó dos jornadas tarde porque los futbolistas se plantaron ante una serie de reivindicaciones (justas algunas, no tan justas otras) y paralizaron la liga durante 15 días. De este modo, hubo que recuperar estas jornadas disputando dos partidos en miércoles. ¡Qué casualidad que ambas coincidiesen en Castalia! ¡Y qué dos jornadas! En ambas, el Castellón perdió dinero, pues la primera se disputó contra el F.C.Barcelona y, aunque el estadio se llenó, los precios no fueron los mismos. Fue el famoso 1-6. Unas semanas después, nos visitó el Real Zaragoza club que, por su proximidad, siempre arrastra miles de seguidores. Al ser jornada intersemanal, estos fueron muchos menos con lo que las arcas del club se vieron de nuevo afectadas.

Suspendida la media jornada

Suspendida la media jornada

Pero el colmo de los colmos se dio a dos jornadas del final. Nos visitaba el Real Madrid y de nuevo se vislumbraba una nueva huelga de futbolistas. Que sí, que sí, que no, que no, durante toda la semana los clubes iban anunciando que alinearían a juveniles, al equipo filial o a un combinado de profesionales y juveniles, pues no todos los jugadores eran partidarios de secundar la huelga. Finalmente, casi todos los equipos alinearon sus equipos titulares, excepto Valencia, Castellón, Real Madrid y Zaragoza.

Llega el Castilla

Había un caso curioso que era que el Real Madrid tenía que disputar el martes siguiente, la final de la Copa del Rey contra el Sporting y desde Castellón, se temía que quería presentarse en Castalia con el filial para que el primer equipo tuviese más tiempo de descanso de cara a la final. Y así fue.

La huelga se derrumba

Los futbolistas en retirada

mediterráneo

Los jugadores madridistas no informaron de sus intenciones hasta que no supieron qué equipo iba a alinear el C.D. Castellón. El Real Madrid se estaba jugando la liga y además no podía caer en el ridículo de presentar un equipo filial y que un colista como el Castellón le hiciese besar la lona.

La huelga rota

La huelga rota

Los jugadores del C.D.Castellón, finalmente decidieron secundar la huelga. Todos excepto tres: Racic, Conde y Planelles. El resto fueron futbolistas con ficha amateur o directamente jugadores del filial.

CRÓNICA DEL PARTIDO:

Enhorabuena chavales

Cronica1

Cronica2

Por fin, como todo el mundo suponía, el lunes se desconvocó la huelga. El Real Madrid había vencido en Castalia. Tenía a su primera plantilla descansada de cara a la final –que también venció- y el único perjudicado en todo esto fue el C.D. Castellón y sus maltrechas arcas.

 

Fuente: Ahiscas

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com